Empleado de la Casa Blanca encierra a reportero en bodega; aquí en corrales de la ignominia

29 Mar

Un empleado del vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden encerró en una bodega de triques al reportero del Orlando Sentinel para impedir que hablara con los invitados durante una fiesta de recaudación de fondos políticos. La historia ha provocado tal revuelo en Estados Unidos y Gran Bretaña que hasta una compañía taiwanesa de animación por computadora recreó la historia del encierro en un video (abajo).

La anécdota parece divertida y poco trascendente, de hecho Joy Greenslade, autor del blog que la hizo famosa en el diario británico The Guardian, la denominó “extraño incidente”. Pero sin duda refleja los excesos cometidos por políticos o sus ayudantes que buscan mantener en secreto información al considerarla de su propiedad.

Incidentes de este tipo ocurren de manera cotidiana en México; la diferencia es que aquí se quedan en el anecdotario privado o se conocen escasamente (pocos medios informan al respecto). La mayoría omite abordar el tema, o peor aún, algunos reporteros lo considera normal o como no encuentran apoyo en su medio guardan silencio.

En este caso se demostró una vez más el poder del blog para bien y para mal, como definió Scott Powers, el reportero protagonista de la historia y quien terminó por tomar este hecho a broma al llamarlo el “Closetgate: el último gran escándalo de Washington”.

Todo comenzó porque el diario Orlando Sentinel incluyó en su blog una breve nota de tono humorístico diciendo que “la vida de un reportero de política no es champán y canapés”.

Relata que Powers, veterano reportero del sector político, fue a una mansión de Florida a una fiesta del senador demócrata Bill Nelson. “El vicepresidente no había llegado, pero cerca de 150 invitados (que donaron mínimo 500 dólares) ya estaban en la casa. Así que para evitar que Scott se mezclara con la multitud, un miembro del equipo de avanzada de Biden lo encerró en un armario de almacenamiento – y se quedó fuera de la puerta para asegurarse de que no saliera sin permiso”, explica el diario.

Se le dijo que sólo podía salir cuando los políticos fueran a dar sus discursos, unos 90 minutos más tarde. Entonces, después de escuchar a Biden y Nelson hablar durante 35 minutos, fue devuelto al armario para el resto del evento, eso sí se le proporcionó una botella de agua y hasta se le ofreció comida, la que Scott no aceptó.

El diario remató su nota diciendo: “Scott nos envío un correo con esta foto de su prisión provisional. “Suena como una buena fiesta”, escribió.

En México cuántas veces se da un trato así o peor a la prensa. Cada periodista tendrá una o varias historias que contar. Hace año y medio La Jornada informó que la reportera Wendy Roa se lesionó luego de caer en la sala de prensa de la Cámara de Diputados mientras corría a una entrevista con Beatriz Paredes.

El percance se debió a que los reporteros debían salir de la sala, cruzar el vestíbulo e ingresar al salón, pues los coordinadores parlamentarios de la 61 Legislatura acordaron cerrar el acceso al salón de plenos y restringirlo al área conocida como corral de la ignominia, instaurado a petición del entonces presidente de la mesa directiva, Porfirio Muñoz Ledo, actual diputado del PT.

En Los Pinos se dan largas esperas en la banqueta o en las escaleras de la casa presidencial para poder hablar con algún visitante que la mayoría de las veces abandona el lugar en su automóvil sin informar qué ocurrió adentro. Las áreas de comunicación gubernamentales tampoco dan cuenta de ello o se limitan a emitir comunicados de raquítico contenido.

Calderón conversó en privado con un grupo de gobernadores en 2009. Cuando dejaron la casa presidencial se dio el caos en el exterior por la falta de organización para que pudieran dar declaraciones. El más buscado fue el jefe de gobierno del Distrito Federal, el perredista Marcelo Ebrard, quien forzado por la multitud  se detuvo y dio una entrevista sentado en su automóvil. Cuando su chófer arrancó intempestivamente la llanta del Honda oscuro pasó encima del pie de la reportera de Multivisión Gloria Hernández.

En este sexenio, marcado por la lucha contra la delincuencia, las medidas de seguridad se han reforzado en diversos ámbitos y el de comunicación social no es la excepción. En las giras presidenciales los reporteros suelen seguir las ceremonias atrás de cercos de vallas metálicas resguardados por el Estado Mayor Presidencial. A veces están ubicados tan lejos del mandatario que su visibilidad es mínima o nula, como le ocurrió a reporteros gráficos que hace dos años se pusieron de acuerdo y abandonaron una sesión del consejo de seguridad nacional.

Algunos dirán que son gajes del oficio. En relación con lo que viven los reporteros que cubren situaciones de violencia o los mismos conflictos bélicos esto es menor. Sí, pero en México este trato refleja las distorsiones de la relación prensa-poder y la rancia concepción que tienen algunos integrantes de distintos poderes de que son dueños de la información. A eso se debe el éxito de las revelaciones de Wikileaks.

Lo ocurrido en Estados Unidos tiene otra diferencia con respecto a México. La portavoz del vicepresidente, Elizabeth Alexander, ofreció disculpas a Powers y explicó que la decisión fue un “error” de un miembro del personal sin experiencia que lo había puesto en el armario en lugar de una “habitación de hotel”, como era la práctica normal, informó el Daily News.

Aquí no hay disculpas. Al contrario, el llamado corral de la ignominia se preserva celosamente en la Cámara de Diputados o incluso se replica: en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal se instaló uno en 2009  y, según el sitio de internet La Silla Rota, al salón de plenos del nuevo edificio del Senado de la República se dará acceso sólo a los legisladores. A nadie más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: