Sicilia o Martí. ¿A quién seguir?

5 May

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 Los dos perdieron a sus hijos. Uno en 2011, otro en 2008. Ambos supieron un día que Juan Francisco, de 24 años y Fernando, de 14, fueron asesinados.

Uno instaló un campamento en el centro de Morelos, desde donde ha organizado dos marchas multitudinarias. Como maestro de la palabra hizo pública una carta en la que señaló: “estamos hasta la madre de ustedes políticos”.

El otro encabezó también una marcha masiva que aglutinó a muchas familias que quizá era la primera vez que salían a las calles. Ahí estaban los Wallace, los Vargas, los Martí, los de México Unido contra la delincuencia. También participó en una sesión del Consejo de Seguridad Nacional, donde tuvo oportunidad de decirle de frente a los políticos aquella lapidaria frase: “si no pueden, renuncien”. Nadie lo ha hecho hasta ahora.

Uno supo que su hijo había muerto cuando ya no había nada qué hacer. El otro recibió la llamada de los secuestradores e intentó negociar hasta que su chófer apareció asesinado y fue cuando recurrió a las autoridades. El tiempo  pasó con la esperanza de que regresara Fernando, pero no fue así.

Uno ha exigido la renuncia de varias autoridades ante las dudas que generan las investigaciones. El otro si bien lanzó el “si no pueden, renuncien”, también ha pedido prudencia y no politizar las investigaciones sobre la muerte de su hijo, evitar confrontaciones y descalificaciones entre los niveles de gobierno que no ayudan más que agravar la impunidad.

Uno es poeta, ensayista y novelista. Nació en 1956. El otro es empresario, heredó la tienda de deportes de su padre y la convirtió en un emporio que vendió hace cinco años. Nació en 1950.

Uno estudió en las facultades de Filosofía y Letras y en la de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma de México. El otro cursó la carrera de Administración de Empresas en la Salle.

Uno es autor de los  libros de poesía: “Permanencia en los puertos” 1982, “La presencia desierta” 1986, “Oro”  en 1990,  “Trinidad” en 1992, “Vigilias” 1994 y2000. Al otro le apasiona la pintura y colecciona cuadros de aves y caballos.

Uno tiene una larga historia de activismo social ya sea a favor del zapatismo, de la defensa del medio ambiente, de la lucha contra la injusticias en las trincheras de la izquierda. El otro dejó los negocios a partir de la muerte de su hijo y desde entonces también ha pugnado por justicia. Ha recibido ofertas de partidos políticos de ser candidato que hasta ahora ha rechazado, pero se perfila para las ciudadanas.

Uno ha exigido el regreso del Ejército a sus cuarteles y atribuido la “violencia no sólo a la guerra desatada por el gobierno de Calderón contra el crimen organizado, sino al pudrimiento del corazón que se ha apoderado de la mal llamada clase política y de la clase criminal, que ha roto sus códigos de honor”. El otro apostó por la vía institucional y desde su fundación México SOS ha promovido la reforma del sistema penal propuesta por el presidente Calderón como la solución lenta, pero de fondo.

Uno se reunió en una ocasión con Calderón. El otro lo ha hecho varias veces en público y en privado, incluido en el sepelio de su hijo.

Uno hace poco retomó la frase “Si no pueden, renuncien” para decir que debe ir acompañada de grandes movilizaciones ciudadanas que nos obliguen, en estos momentos de emergencia nacional, a unirnos para crear una agenda que unifique a la nación y cree un estado de gobernabilidad real.

El otro pasó en tres años del “si no pueden, renuncien”, a quejarse de la insensibilidad de los políticos. Cuando faltaban unas horas para el inicio de la marcha convocada por Sicilia no la mencionó mientras estaba en un foro con el presidente.

Se pueden decir mucho de uno y de otro, de sus ideologías, de su discurso y de sus hechos. ¿Quién tiene la razón?  ¿El que propone movilización o el que sigue abogando por mesura y por la solución desde los ámbitos del poder? Ambos, a fin de cuentas, son expresiones de un México que padece lo mismo, pero que hasta en el dolor provocado por la violencia deja asomar sus diferencias.

Yo me inclino a favor de Sicilia. Reconozco la batalla gradualista de Martí -hay que bordar con minuciosidad- pero tres años después de que la emprendió no parece haber signos de mejoría, de hecho el propio presidente ya reconoce que los mexicanos sienten desánimo y temor.

¿Movilización o gradualismo? ¿Gradualismo o movilización? ¿Una combinación de los dos? A elegir. Pero la paciencia ya se agotó y el país está desangrándose.

Anuncios

4 comentarios to “Sicilia o Martí. ¿A quién seguir?”

  1. Héctor Sánchez mayo 5, 2011 a 14:26 #

    Los dos han padecido el dolor más grande que pueda tener uno como padre, como elegir a uno de los dos si nadie sabe como va reaccionar ante una pérdida de tal magnitud.

    • ciberreportera mayo 6, 2011 a 13:09 #

      Mi propósito al confrontar estas dos imágenes, la de Sicilia y la de Martí, no es decir quién tiene la razón. ¿Quién puede calificar o no a un padre que ha perdido a un hijo? Pero lo que sí me interesa es mostrar los caminos encarnados en estas dos imágenes. Desgraciadamente parecen no confluir. He visto que Martí ha sido mesurado y está bien, pero él mismo se ve cada vez más desesperado por la indolencia de los políticos. Ya vimos que Calderón dice que tiene la ley, la razón y la fuerza de su lado. Ante eso qué sigue, dejar la parálisis me parece una buena alternativa. Saludos y gracias por leer el blog.

  2. CAROLINA ESPINOSA mayo 6, 2011 a 12:59 #

    COMPARTO CON HECTOR, CUAL REACCION SE DEBE TENER ANTE LA PERDIDA DE UN HIJO? CUALESQUIERA SICILIA O MARTI. DESGARRADORA VIVENCIA PARA AMBOS

    • ciberreportera mayo 6, 2011 a 13:45 #

      Carito. Coincido contigo, pero a fin de cuentas Sicilia y Martí encarnan esos México diferentes pero emparentados por el dolor. Ojalá pudiéramos reconciliarlos para hacer a un lado las mezquindades -por decirlo con tiento- de los políticos. Gracias por visitar y dejar tu comentario en este blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: