Conozcan al veterano y premiadísimo reportero que destapó el escándalo Murdoch

25 Jul

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Detrás de una gran revelación periodística suele haber un reportero muy testarudo, un cazador que convence, cocina y logra publicar su historia. En el escándalo del delito de espionaje telefónico cometido por  el tabloide News of the World,  Nick Davies, un experimentado y premiadísimo periodista free lance colaborador habitual de The Guardian, es el artífice de esta gran investigación que ha hecho tambalear al imperio de Rupert Murdoch.

Alan Rusbridger, director de The Guardian, relata en El País, cómo surgió todo. “De vez en cuando -más o menos cada 18 meses-, el veterano redactor de The Guardian Nick Davies entra en mi despacho, cierra la puerta con una mirada de complicidad hacia la redacción y empieza a contarme alguna cosa que pone los pelos de punta.  En junio del año pasado me habló de Julian Assange y a principios de 2009 había tenido un momento similar. Había descubierto que James Murdoch, el hijo y heredero del dueño de la empresa privada de medios de comunicación más poderosa del mundo, había llegado a un acuerdo secreto para pagar más de un millón de dólares a cambio de que se ocultaran unas pruebas de conducta delictiva dentro de la compañía. ¿Me interesaba?”.

Claro que Rusbridger se interesó. Así que Davies llevó Wikileaks y la trama de News of the World,  los dos fenómenos noticiosos que pusieron a The Guardian en las nubes de la prensa mundial. ¿Pero quién es?

En el  sitio de internet de Davis hay un archivo impresionante de las investigaciones que ha realizado desde 1987. Son deliciosas piezas periodísticas por su estilo, la minuciosidad con la que ha recogido los datos y se ha escabullido para conseguirlos. Es posible dedicar días o quizá meses en la lectura de sus reveladores reportajes. Elegí 1987 y hallé  uno sobre  el avaricioso empresario símbolo del capitalismo salvaje estadunidense. Inicia así: “En Nueva York es el momento, Donald Trump está de moda: es rico, es sexy, está en todas partes”.

Davies ha sido periodista desde 1976. También hace documentales para la televisión. Sus cuatro libros incluyen White Lies (alrededor de un juicio con tintes racistas en Texas) y Dark Heart (sobre la pobreza en Gran Bretaña). Fue el primer ganador del premio Martha Gellhorn de periodismo de investigación por su trabajo en escuelas de bajo rendimiento y recientemente ganó el premio Europeo de Periodismo por su trabajo en la política de drogas.

Flat Earth News , su  libro más polémico expone la mentira, la distorsión y la propaganda en los medios de comunicación, se publicó como un libro encuadernado en febrero de 2008 y luego como uno de bolsillo en enero de 2009. Fue premiado y ha sido traducido al tailandés, vietnamita, griego, holandés, esloveno, ucraniano y chino.

Según una reseña publicada en su sitio de internet, Davis dice: “finalmente me vi obligado a admitir que trabajo en una profesión corrupta”, y añade: “Cuando el galardonado periodista Nick Davies decidió romper la regla no escrita en la calle Fleet (una calle en el centro de Londres que hasta 1980 era hogar de la prensa británica) mediante la investigación de sus propios compañeros, se encontró con que el negocio de la verdad ha sido poco a poco alterado por la producción de la ignorancia.

Y es que este periodista es muy crítico del periodismo manipulador y de inmediatez. De hecho, él acuñó el término churnalism para describir el periodismo que se hace de prisa, con escasa investigación y muchas veces basado en el copia y pega.  En una entrevista publicada en un sitio australiano podemos ver su opinión sobre este problema en la prensa británica. (Y ya ni se diga en México, eso es de mi cosecha).

“En el fondo lo que ha ocurrido es que las grandes corporaciones se han apoderado de los periódicos que solían ser propiedad de las pequeñas empresas familiares y han inyectado la lógica de la comercialización en las salas de redacción que ha abrumado la lógica del periodismo. Estos nuevos propietarios corporativos de las redacciones han reducido el personal editorial al mismo tiempo que han aumentado la carga de ese personal.  Y el resultado de esto es que el periodista en Gran Bretaña tiene ahora sólo un tercio del tiempo para gastar en cada historia.  Nos quitan el tiempo de los periodistas, que es su activo más importante de trabajo, por lo que no puede hacer bien su trabajo.

“Así que en este mundo comercializado hay periodistas que en lugar de ser recolectores de activos de las noticias – salir a buscar historias y hacer contactos y hacer divertida las cosas antiguas como comprobar los hechos- se han convertido en procesadores de información de segunda mano, cosas que surgen en el cable de Reuters o AP, material que proviene de la industria de relaciones públicas.

“Yo uso la palabra churnalism en vez de periodismo. Ellos sólo churn (baten, agitan, revuelven) esto sin tener el tiempo para comprobarlo, para decidir si es o no es lo que aún deberían estar cubriendo en la actualidad. Y desemboca en las noticias y mucho de eso es basura”.

Para que disfruten algo de sus maravillosos textos incluyo en la siguiente entrega (que ya pueden leer aquí) un reportaje traducido en español que Davies hizo sobre “El preso más peligroso en Gran Bretaña” que desvela la discriminación de la que son víctimas los reos con enfermedades mentales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: