AMLO se tardó, pero ya entró a youtube. Candidatos están muy verdes en las redes

5 Dic

Barack Obama es ejemplo paradigmático del político que usa internet con éxito para conquistar el voto. Diego Beas, estudioso de la ciberpolítica, relata en su libro  La reinvención de la política: Obama, internet y la nueva esfera pública, que el estadunidense prefirió aparecer en youtube o visitar la empresa Google que reunirse, como solían hacer  sus antecesores, con el consejo editorial de The Washington Post. Sus innovadoras fórmulas de comunicación y el hartazgo provocado por las políticas republicanas le dieron el triunfo primero sobre Hillary Clinton y después sobre John McCain.

Desde entonces, muchos han intentado copiar el modelo Obama con resultados irregulares. En México observamos a los aspirantes presidenciales incursionar en twitter, facebook, youtube y otras plataformas. O más bien, sus arquitectos de mercadotenia electoral, los introducen, porque ninguno parece ser un entusiastas de la web y lo analizaremos con cada candidato.

Formado en la escuela tradicional, sí la de quienes buscaban ganar elecciones recorriendo el país o mediante espots (claro, si las televisoras abrían sus espacios), Andrés Manuel López Obrador,  se estrenó en youtube el 17 de noviembre (lo pueden ver abajo). Parece que por fin el perredista está dispuesto a aprovechar este medio para “desmentir calumnias”, como él mismo dijo. Su argumento es razonable , porque en 2006 el tabasqueño fue el principal blanco de las campañas negativas, la más famosa sustentada en la frase: “es un peligro para México”.

La noticia muestra un viraje positivo en el equipo de campaña de López Obrador. El problema, desde el punto de vista de ciberreportera, es que el potencial de youtube no está aprovechado del todo y lo demuestra que ambos videos (el segundo lo pueden ver arriba) fueron reproducidos 43 mil veces, un número nada despreciable, pero tampoco muy alto considerando que nos encontramos en la antesala del proceso electoral  y un documento visual de este tipo puede suscitar el interés de muchos miles.

Los bajos resultados se pueden atribuir a varias razones. Se puede decir y con razón que no recibió la atención de los medios de comunicación, como ha ocurrido, por ejemplo con el panista Ernesto Cordero que hasta cuando cambia la foto de su twitter (ejemplo, cuando copió la imagen de Obama o apareció al estilo de una portada de Rolling Stones) le dan un gran despliegue. Ese punto puede suscitar preguntas sobre si el tema se recomienda o incluso hay recursos publicitarios detrás.

Pero más allá de eso. El  equipo de AMLO también tendría que analizar cómo ser más eficientes en el uso de redes sociales. Un punto flaco, quizá, es que no hizo una gran campaña para difundir su entrada a youtube. Para ese fin Facebook y twitter son excelentes herramientas, pero como observador externo se puede ver que López Obrador  no atiende su cuenta o si lo hace, la interacción con sus ciberlectores es casi cero, no se trata que deba tenerla con sus más de 100 mil seguidores pero sí con algunos. La comunicación es “de ida y vuelta” en las redes sociales, como reconoce el ex jefe de gobierno del DF.

Otro punto que puede aminorar el impacto de los videos  es el formato. Al principio puede funcionar que López Obrador protagonice esta especie de spots largos, sobre todo para aclarar como lo hizo que le interesa valerse del canal de youtube para aclarar sus propuestas, porque “hay mucha distorsión en lo que decimos, nos inventan cosas. No puedo contestar a cada articulista, reportero, conductor de radio y televisión, me llevaría  muchísimo tiempo. Cuando sea necesario vamos a aparecer, a lo mejor no hace falta, el propósito es que no dejemos nada sin aclarar”.

Es cierto, pero el potencial de youtube es mucho mayor y quizá sus colaboradores tendrían que ser más creativos con los formatos de los videos -que no consistan sólo en una acartonada presentación del candidato- sino que también organicen foros donde el precandidato sea cuestionado por gente real y con ello tenga oportunidad de responder los temas que están flotando en la opinión pública. De lo contrario, se corre el riesgo de que sus presentaciones se vuelvan aburridas al ser parecidas a spots largos.

Lo mismo pasa con twitter y facebook. Hay tantas formas de aprovechar estas redes para atraer el interés de la ciudadanía, ganar seguidores y no sólo eso, sino gente dispuesta a trabajar en pro de la campaña. Pero eso sólo se consigue si hay un plan estratégico en el frente digital, personal profesional asignado para ello como los community manager y un esfuerzo del político por aprender las claves de estas nuevas vías de comunicación. Si no existe esto, las redes se usarán como moda, pero sin lograr mayor impacto en las campañas. Ojalá todos los políticos y sus estrategas sean creativos y aporten más, porque los usuarios de redes sociales les llevan mucha delantera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: