Archivo | Frivolización política RSS feed for this section

Redes sociales y periodismo multimedia, los otros ganadores en elecciones de España

21 Nov

En las elecciones de España ganó el Partido Popular y en el frente de los medios de comunicación, triunfaron las redes sociales, el periodismo multimedia y de datos en las coberturas noticiosas.

Desde que los medios de comunicación se convirtieron en elementos imprescindibles de los procesos electorales, las batallas se dan entre candidatos y partidos políticos, pero también entre los medios de comunicación que luchan por atraer público.

Un análisis de la cobertura efectuada el día de la elección en las páginas web de El País, El Mundo y ABC, los diarios más grandes de España, muestra que las redes sociales irrumpieron con fuerza y prácticamente modificaron la forma en que estos medios abordaron el proceso electoral.

Sin duda el maestro en el uso de las herramientas digitales es el periódico El País. Se puede decir que su despliegue de recursos fue tan amplio (con video, fotografías, análisis, redes sociales, etc.) que por momentos podía ser agobiante para un cibernauta que quisiera enterarse rápidamente de los resultados.

“España entrega al PP todo el poder”, fue el encabezado de El País. En el micrositio Elecciones 20N hizo una cobertura exhaustiva y para ello creó secciones como: Directo (información al momento) Crisis (un panorama sobre la crisis económica que sin duda pesó en la debacle de los socialistas), el Partido Popular ante el poder, El futuro del PSOE, Tensiones territoriales (los problemas en las distintas autonomías), Partidos, Blog y Debate.

Además incluyó subtemas como Programas electorales, Mariano Rajoy, Alfonso Pérez Rubalcaba, Album de campaña de los candidatos, Elecciones 2011. Sin duda una de las secciones más atractivas de este diario fue Inofopolítica que muestra infografías de temas complejos de explicar en textos y que se pueden comprender con mayor facilidad a través de gráficas y tablas. Lo que se conoce como periodismo de datos.

El problema es que algunas infografías como la que analiza la fuga de votos del PSOE al PP pueden resultar  tan complejas que sólo un estudioso de la numeralia electoral las puede comprender a primera vista. Si el periodismo de datos tiene un desafío es poder llegar a todo el público y no convertirse en un dolor de cabeza para el lector o en asunto de iniciados por la complejidad de la presentación de los datos.

Sin duda El País dio cátedra, porque no sólo se arriesgó presentando muchos temas por medio del periodismo de datos, sino que dio amplio espacio a las redes sociales. Incluyó información generada en facebook, twitter y eskup, su propio twitter, lo mismo que decenas de blogs.

“El PP se lleva por delante al PSOE”, tituló El Mundo su nota del día. También cuenta con el micrositio Elecciones20N que es menos amplio que el de El País y en el caso del periodismo de datos quizá ofrece menos, pero mejores resultados. Sin aspirar a abarcar todos los temas incluye una infografía muy atractiva y hasta lúdica que hace un seguimiento cronológico de las carreras de Rajoy y de Pérez Rubalcaba.

Como su competidor, El Mundo, más afín al Partido Popualr, inserta comentarios de facebook, twitter y blogs. De hecho, muestra una simpática sección denominada “Carrera en el tuitódromo”. Aunque en comparación con El País no proporciona tanta información y enfoques.

“España confía su futuro a Mariano Rajoy”, encabeza su edición online el diario ABC. Sus recursos tecnológicos son muy limitados frente a los de sus competidores y de hecho su página es más un símil del diario escrito que un concepto web de avanzada.

El diario ABC  trata de compensar estas carencias destacando videos cortos como en el que Rajoy besa a su esposa. Aprovecha el recurso fácil para atraer al ciberlector que con sólo dar un click podrá ver el lado humano del ganador de las elecciones.

Estos son apenas unos apuntes hechos a vuelo de pájaro por ciberreportera sobre las coberturas noticiosas de las elecciones en España, pero sin duda hay mucho que comentar y analizar a partir del uso de diversos parámetros de comparación. Es una provocación para pensar sobre el tema, sobre todo cuando en México tenemos en puerta las elecciones de 2012. 

Anuncios

Cordero se promueve en publireportajes en revista de sociales

14 Nov

Los panistas parecen estar en franca competencia por tener más apariciones en la llamada prensa rosa y ahora tocó el turno al ex secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, quien lo hizo en la revista Caras, convertida desde hace tiempo junto con otras publicaciones en escaparte de los políticos mexicanos.

A diferencia de Vázquez Mota que “abrió las puertas de su casa” a la revista Quién, Cordero figuró en una especie de publireportaje en las páginas finales del número reciente de Caras dedicado a hijos de políticos.

El texto de dos páginas se titula “Cordero lanza emisión por internet. Busca historias de valor, determinación y coraje” y se refiere a los videos donde el aspirante a la candidatura del PAN entrevista o en todo caso se deja entrevistar por el futbolista Cuauhtémoc Blanco, la diputada indígena Eufrosina Cruz Mendoza y la mujer policía Irma García Nuñez.

Aunque la nota firmada por Antonio Liho dice “estuvimos detrás de cámaras del programa en línea que lanzó Ernesto Cordero” no hay nada que lo indique. De hecho, lo único que hace es contar lo que aparece en los videos y adjetivarlos diciendo, por ejemplo, que hubo “un intercambio de ideas muy divertido” entre el panista y “el Cuau”.

Para el equipo de comunicación de Cordero, encabezado por Maximiliano Cortázar, ex vocero de Los Pinos, parece que no fue suficiente que los tres videos hayan sido reproducidos 196 mil 618 veces hasta ahora en su canal de youtube (en el que por cierto no se permite o se restringe mucho la posibilidad de opinar, como lo publicó ciberreportera) y por eso optaron por  hacer propaganda entre lectores de revistas del corazón.

Los aspirantes presidenciales están cada vez más empeñados en llegar al electorado a través de publicaciones de sociales o programas propios de la farándula que escapan del control de las autoridades electorales.

Calderón presume liderazgo en G20, no figura en prensa internacional

7 Nov

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En su visita a Francia Felipe Calderón hizo lo que pocas veces: habló largo con reporteros sobre su nuevo encargo en la presidencia del Grupo de los 20, el club de las  economías más poderosas del mundo. También contestó algunas preguntas. Al mismo tiempo Los Pinos presumió en internet  sus “10 grandes transformaciones”  en política exterior y que es “líder indiscutible” en el ámbito global.

¿Pero qué tanto figuró México en el G-20? Ni las notas de El País, The Guardian y The New York Times, referentes de la agenda periodística internacional, mencionaron a México, tampoco incluyeron fotografías de su mandatario en las ediciones de los días recientes.

Aunque Calderón recibió la estafeta del francés Nicolás Sarkozy para organizar la próxima Cumbre, en junio de 2012 en Los Cabos, estos medios globales no voltearon a ver al mexicano. Las estrellas fueron otros como Barack Obama, Angela Merkel y de América Latina, Dilma Rousseff.

Medios internacionales prefirieron incluir dos fotografías de Sarkozy saludando al mexicano José Angel Gurría, ex secretario de Hacienda y presidente de la OCDE.

En su nota de balance El País cita a Brasil y a Rousseff en dos ocasiones, pero nunca menciona a  México cuando se refiere al grupo de los páises emergentes.

The Guardian publicó una galería de 20 fotografías titulada “Política del cuerpo” (pueden ver algunas arriba) Es un éxito, en dos días fue recomendada por mil personas en facebook. Claro, cacha a los jefes de Estado y de gobierno en poses comprometedoras y simpáticas. Tampoco figura Calderón.

En la primera imagen el presidente ruso lanza una mirada tipo Berlusconi hacia el trasero de su secretaria de prensa, Natalya Timakova; en otra Sarkozy hace cara de enamorado a la alemana Merkel. Una más muestra a Cristina Fernández, ataviada de negro y saludando a su llegada a Cannes con el pie de foto: “alfombras rojas, coches de glamour, una ola de cámaras la espera; alguien podría necesitar decirle a la presidenta de Argentina que no está en el festival de cine”.

En otra Merkel saluda muy contenta a la brasileña Dilma Rousseff mientras en una más il cavaliere Berlusconi sonríe confiado sin asomo de preocupación sobre el futuro de su tambaleante gobierno.

The New York Times también publica varias noticias sin mencionar a México. El único sitio donde hay una imagen de Calderón es en el de Oxfam sobre una protesta en la que los manifestantes se colocaron caretas de presidentes.

¿Y por qué el desinterés en México? Como sea Brasil tiene fondos para prestar a los países ricos hoy en desgracia por la deuda impagable de Grecia, pero nuestro país qué ofrece más allá de la afirmación del presidente Calderón de encabezar un país responsable con sus finanzas.

Esa puede ser un razón, otra -agregaría alguien más- es la mala fe que le tiene Sarkozy a su par mexicano por la negativa de México a extraditar a la ciudadana de origen francés, Florence Cassez, sentenciada por el delito de secuestro.

O se puede atribuir a las fallas de la política de comunicación de la Presidencia de la República. Salvo la aparición final del presidente, cuando se había definido todo, el gobierno mexicano dio escasa información sobre su postura en la cumbre.

Cerca de la medianoche de Cannes Los Pinos emitió un comunicado sobre la participación del presidente mexicano. A esas alturas los periódicos europeos habían cerrado sus ediciones horas antes y los mexicanos alcanzaron a rescatar la información pero en la mayoría no tuvo el peso deseado porque se trataba, a fin de cuentas, de un boletín.

Como en esas reuniones los debates son a puerta cerrada, la prensa suele recurrir a la información de primera mano dada por los funcionarios de sus países. Los reporteros mexicanos tuvieron una conferencia de prensa del secretario de Economía, Bruno Ferrari, quien repitió lo dicho por Calderón en un foro sobre ecología y habló de temas locales.

El lector puede añadir cuántas causas considere, lo cierto es que en la cumbre del G-20 México no figuró en la agenda internacional pese a ser un “líder indiscutible”, según la casa presidencial. Otra vez Brasil ganó los reflectores.

Cordero censura opiniones en su canal de youtube

1 Nov

Rupert Murdoch, polémico magnate de la comunicación y quien hasta hace unos años era reacio a las redes sociales, reconoció finalmente que “los medios sociales están democratizando las comunicaciones. La tecnología está quitando el poder a los editores, a los editoriales, a la élite de los medios de comunicación. Ahora es la gente la que tiene el control”.
Le faltó añadir que los políticos también se benefician de esa democratización, porque pueden amplificar la difusión de sus mensaje en redes sociales, pero a cambio están más expuestos a recibir una andanada de críticas en twitter o facebook que difícilmente pueden controlar.
Al igual que otros precandidatos el panista Ernesto Cordero aprovecha las redes sociales para difundir su imagen valiéndose del vacío legal que hay en cuanto a su regulación. Para ello sus asesores de comunicación han abierto diversas páginas en facebook, cuenta en twitter y crearon el canal en youtube PorCordero2012.
Hace dos semanas ganó espacios noticiosos cuando lanzó la serie de programas “El valor que nos une”. Convertido en una especie de entrevistador de televisión, el aspirante a la candidatura presidencial hace preguntas a personajes atractivos.
Primero fue Irma García Nuñez, mujer policía y boxeadora profesional, después el futbolista Cuauhtémoc Blanco (se puede ver abajo) y ayer Eufrosina Cruz, la primera presidenta indígena del Congreso de Oaxaca.

Sus asesores de mercadotecnia política atinaron con estos cortos pero no para dar a conocer al aspirante presidencial, sino a sus invitados. De hecho, aunque el panista se esfuerza no logra superar su perfil acartonado de integrante del gabinete del presidente Felipe Calderón mientras sus entrevistados lucen seguros, frescos y pueden ser una revelación para quienes los vean por sus historias de lucha personal.
Quizá el equipo de Cordero sopesó este hecho y se arriesgó en aras de colocarlo en la agenda de las redes sociales. Pero más allá del éxito o no de esta novedosa campaña hay otro punto muy debatido entre los usarios de internet.
El canal del ex titular de Sedesol tiene un candado que impide la participación de los usuarios de internet. “No se pueden añadir comentarios sobre este video”, dice tanto en el de la interesante mujer policía (se puede ver abajo) como en el que dice: “Cordero se avienta un mano a mano con el Cuau”.

El nuevo, el de Eufrosina Cruz, sí permite colocar comentarios, pero antes deben ser aprobados. Al parecer esta restricción provocó que se incluyera sólo un mensaje favorable de alguien registrado como empresaec, quien dice: “Muy buena charla! Que gusto saber que alguien, por fin, se preocupa por los indígenas mexicanos, nuestro pueblo!”.
O sea que el panista quiere aprovechar las redes sociales, pero aplica una excepción a los principios democratizadores de esta herramienta de los que ni el cuestionable Murdoch ha renegado.

Revista Quién “construye” imagen de candidatos, ahora va el “delfín” de Marcelo

25 Oct

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La revista Quién dedica su portada más reciente a Josefina Vázquez Mota y páginas interiores al perredista Mario Delgado,  el “delfín” de Marcelo Ebrard –así lo llama. También incluye un editorial singular, donde justifica porque los políticos prefieren esas revistas para ser “presentados en sociedad”.

“Desde hace algunos años los políticos aparecen más seguido en las páginas del corazón presentando a sus novias, sus bodas, sus casas, sus hijos. Precisamente porque han entendido que puede ser parte fundamental en la construcción de su imagen, y los medios hemos  entendido que eso le interesa a los lectores”.

Laura Manzo, su editora general, aclara además que Expansión no paga por las entrevistas, porque el convenio es periodístico. “Nosotros los invitamos, ellos aceptan o no. El asunto e compartir ese lado humano que muchas veces  se ha banalizado. Sin embargo creemos que el conocer una dinámica familiar, como en este caso, nos ayudará a entender más a Josefina, su lucha, su historia, sus intereses, su postura”.

Sin importar el color partidista de procedencia, cada vez más políticos sucumben ante la prensa del corazón o los programas de espectáculos y chismes, con el afán de construir una imagen más cercana a la gente.

Sorprende que en estos espacios los funcionarios se muestran más abiertos, incluso lucen cómodos y dispuestos a contar intimidades como las cirugías plásticas de Vázquez Mota. Aconsejados por sus mercadólogos de imagen parecen estar convencidos de que esas estrategias mercadológicas los acercan a los votantes al mostrar una imagen muchas veces idílica de sus vidas. Sin embargo también se arriesgan a atraer el morbo de un sector del  electorado lector de esas publicaciones.

La  difusión de la entrevista con Vazquez Mota robó cámara a la de Delgado, que prácticamente pasó desapercibida en los medios de comunicación. A diferencia del procurador Miguel Ángel Mancera, quien hace unos meses también “abrió la puerta de su casa a Quién” y contó hasta de sus divorcios y noviazgos, el otro aspirante a la candidatura del PRD a jefe de gobierno,  mostró una cara más familiar.

Como secretario de Educación del DF buscó resaltar que es aficionado a la lectura. Incluso cuenta que en las mañanas, antes de que sus hijos se vayan a la escuela, les prepara el desayuno y lee con ellos. En una fotografía está rodeado de los pequeños Mario y Victoria y de libros.

En posición desventajosa en las encuestas -hecho reconocido por él mismo- cuenta de cómo bajó 15 kilos y hoy está en lucha contra el “rebote”. Relata que fue “medio víctima” de bullying en la escuela aunque era niño de nueves y dieces.

Quizá lo más revelador de la entrevista es el desparpajo con el que Delgado dice que su “amigo” Ebrard votaría por él si buscara la candidatura a jefe de gobierno capitalino, de hecho cuenta que su tío Mario Carillo, doctor en Economía, ha trabajado con Ebrard (otro político que ha figurado mucho en este tipo de publicaciones a raíz de su matrimonio con Rosalinda Bueso) “de toda la vida” y le contaba las historias de Marcelo y de Camacho Solís.

Pese a que se ha multiplicado la publicidad de Delgado en medios de comunicación niega gastar en eso. Al final recomienda libros a otros políticos. A Calderón Historias de muerte y corrupción de Julio Scherer, a Carlos Salinas La mafia que se adueñó de México de Andrés Manuel López Obrador, a Beatriz Paredes Jurassik Park de Michael Crichton, a Enrique Peña cualquier cuento de hadas y al narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán la Encuesta Nacional de Adicciones.

Hay tantos perredistas apuntados en la lucha por ser abanderados al gobierno del DF que a ver si no llenan las páginas de Quién de historias de sus vidas. Ya veremos.

Vázquez Mota hace campaña en la revista Quién con su familia

12 Oct

Josefina Vázquez Mota se unió al grupo de aspirantes presidenciales que caen rendidos ante las revistas del corazón convertidas desde hace tiempo en instrumentos de propaganda política con la ventaja de que no son reguladas por el Instituto Federal Electoral (IFE).

Los políticos se han vuelto asiduos a estas publicaciones, porque les permiten acercarse a un segmento de la población menos interesado en la política y dulcificar su imagen o mostrar su “lado humano”, coinciden expertos en marketing político.

En este blog pueden ver los ejemplos del presidente Felipe Calderón y de los integrantes de su gabinete, del priísta Enrique Peña Nieto lo mismo que de perredistas como el procurador capitalino Miguel Angel Mancera que revela divorcio y novizagos.

En la carrera panista, Santiago Creel se había adelantado desde hace años en aparecer en la prensa de sociales y ahora vemos a Vázquez Mota.

 “En compañía de sus seres queridos, la única mujer presidenciable, habló sobre el balance de su desempeño político con su vida privada”, anuncia la revista Quién que recientemente tuvo la exclusiva del noviazgo y boda de Marcelo Ebrard con la ex embajadora de Honduras en México, Rosalinda Bueso.

Y añade Quién: ´Pina´como le dicen de cariño, se sinceró en una entrevista en la que estuvo acompañada de su esposo Sergio y sus hijas María José y Monserrat”.

En su conversación con el periodista Ignacio Lozano, la panista comentó no sólo de política, sino de cuestiones personales como que se ha realizado las cirujías plásticas “mínimas indispensables” o le encanta vestirse con ropa de la diseñadora Carolina Herrera y Tahari y prefiere zapatos Nine West.

Sorprende que  Vázquez Mota se refiera con mucha libertad a temas como su compleja relación con Martha Sahagún y Elba Esther Gordillo -de quienes dice no ser amiga- de los que casi se reservó ante los medios de comunicación que informan sobre sus tareas políticas.

Si había alguna duda de que esta entrevista era parte de la estrategia de campaña de la ex titular de la ex titular de la SEP, su equipo se encargó de despejarla al publicarla íntegra en su página de internet. La pueden leer a continuación:

“Nos recibió en su casa en La Herradura, al poniente de la Ciudad de México. Su esposo, Sergio Ocampo Muñoz, y sus hijas, María José y Montserrat Ocampo Vázquez, esperaban que la mamá regresara de trabajar. Celia, su segunda hija, llegaría más noche.

“Es la primera vez que sucede esto”, dijo Josefina Vázquez Mota, precandidata del PAN a la Presidencia de la República. “Nunca habíamos abierto nuestra familia en toda mi vida en la política o en el sector empresarial, ¡ni cuando daba conferencias!”. Y enfatiza: “(Lo hacemos) porque nos da gusto presentarnos como somos y donde vivimos. Lo que ves es producto de nuestro trabajo. Tenemos, Sergio y yo, unas hijas maravillosas que viven en absoluta normalidad”.

Déjeme presentarla como Josefina Eugenia Vázquez Mota, ¿qué le dice el nombre de Eugenia?

Que mi mamá estaba muy inspirada. Dice que ese nombre le encanta. Yo me llamo como ella. Cada que cierro los ojos la recuerdo cantando, llevándome a ver actuar a Amparo Montes con la canción de “Vereda Tropical”. Mi madre me enseñó la alegría de vivir.

¿Qué le dice el apellido Vázquez?

El es el apellido de mi papá, un apellido popular y mexicano, que viene de una familia así, de origen sencillo y del cual me siento muy orgullosa. A él le debo la pasión por la lectura. Es un apellido trabajador que me pone siempre los pies en la tierra.

¿Y Mota?

Es un apellido sui géneris, poco común en México y va perfecto con Vázquez. Mi abuelo era muy bohemio, fue carnicero, panadero, recorría todo el país y el mundo, él le escribía discursos a Vicente Lombardo Toledano, era medio comunistoide y tuvo diferencias con mi abuela.

¿Y alguna vez probó la mota, la mariguana?

No, pues no. Nunca. Ni por curiosidad.

¿Cuándo era niña decía: “Quiero ser presidenta”?

No, la verdad no. Siempre me gustaba debatir, fui jefa de grupo en la secundaria, me gustaba el liderazgo, tomar decisiones, organizar cosas, llevar a todos mis amigos a estudiar a mi casa.

¿Quiénes son sus hermanos?

En orden de nacimiento: María del Carmen, es comerciante, como una segunda mamá para nosotros; Luis Antonio, maneja el negocio familiar (tiendas de pinturas); lo mismo que Guadalupe, que es la persona más buena que conozco; luego yo; después mi hermana Margarita; Gerardo Arnulfo, quien me presta su casa para reuniones políticas, y la más pequeña es Angélica. A todos los recuerdo de niños jugando en Teziutlán, Puebla, en la Quinta Francia, la granja donde mi mamá creció y donde pasábamos las vacaciones juntos.

Yendo a esos años, ¿quién fue su primer amor?

Mi papá, no tengo ninguna duda. Se me caía la baba por él (risas). Luego en la secundaria, tal vez, pero nunca fui noviera, hasta que conocí a Sergio en la Vocacional y ahí sí, me enamoré perdidamente.

Y en esa época fue más rebelde con su papá…

(Risas) Sí, porque después de haber estudiado en escuela mixta, mi papá me quería inscribir en una de purititas mujeres, lo que me pareció absolutamente intransitable, resistí tres días (a pesar de que mi papá había pagado todo el primer año de colegiatura) y me fui. Así que entré al politécnico

Y ahí cambió su vida…

Ahí me enamoré de Sergio Ocampo Muñoz, a los 15 años de edad. A mis papás no les gustaba nadita. A mí me encantaba estudiar, a él irse de pinta y hacer deporte. Yo me llevaba muy bien con mis profesores y a él lo sacaban de las clases. Ahora llevamos 27 años de matrimonio. Es mi contrapeso. Llego en la noche, digamos que soy adicta a la BlackBerry, y me dice: “Ya, Pina, deja eso un rato, relájate; mañana se resolverán tus complicaciones”. Tiene una gran capacidad para leer a la gente y me dice: “No confíes en esa persona, porque no es de fiar”. Y casi nunca se equivoca.

¿Cómo quién?, ¿Acaso le dice, “Pina, en esa líder no confíes”?

(Risas) No, no. No necesariamente. Lo dice con gente que ni siquiera está involucrada en la política.

¿Él a qué se dedica?

Es vendedor en la empresa Maseca.

¿A Sergio le gustó la idea de que usted sea candidata?

Cuando le dije que quería entrar a la política (en 1997) fue la ocasión en que me dijo que no le encantaba esa idea y que ojalá pensara diferente. Y es la única vez que le he avisado lo que voy a hacer (risas), después, ya nomás le cuento. La candidatura la platicamos muchas veces, no sólo con él, sino con las niñas, porque para mí era fundamental que en la familia estuviéramos de acuerdo, que mis hijas se sintieran parte de eso.

A su hija Celia no le gustó la idea

Celia María siempre ha sido muy generosa y comprensiva, pero me dijo que ella no quería que se supiera que soy su mamá. Me decía: “Porque no me van a dejar ayudar a la gente (ella estudia Medicina), quiero entrar a la Cruz Roja y que nadie me trate diferente”. Así que le respondí que era absolutamente respetable. Y yo admiro eso de mi hija, porque creo que la tentación sería lo contrario, que quisiera un trato diferente.

Regresando a Sergio, ¿cómo procesa tener una líder como usted en casa?

Tal vez ayudó mucho que nos enamoramos desde muy jóvenes, que hemos vivido juntos más años de los que vivimos con nuestros padres. Él sabe el gran esfuerzo que ha significado estar aquí.

¿Quién manda en casa?

Cada uno manda en cosas diferentes. A mí me encanta mandar en lo básico: que si se compran estos muebles, que si se pinta hoy o mañana, que estén las cosas que las niñas necesitan. A Sergio le gusta más tener influencia en la escuela de las niñas y lo que van a hacer, qué decisiones van a tomar. Él pone las reglas de los horarios los fines de semana, pero a veces sí le digo : “Oye, María José ya tiene 24, ya se puede quedar a dormir en casa de su amiga”.

¿A qué edad comenzó a trabajar, Josefina?

A los 16 años en el CONACYT y me acuerdo que ganaba 500 pesos al mes. Ahora no gano nada, porque ya no estoy en la Cámara, estoy como “desempleada”, así que ahorré y mi familia me ayuda. Como conferencista, tuve muchísimo éxito y llegué a cobrar hasta 6 mil dólares. Ahora sí que como dice la canción de Juan Gabriel: “Yo era muy feliz, yo vivía muy bien”, y le puedo decir a la política: “Hasta que te conocí, vi la vida con dolor”, (risas). Soy absolutamente independiente, tengo mis tarjetas de crédito, manejo mis cuentas bancarias, decido qué gasto, cuánto gasto. No podría vivir de otra manera.

Con todo el tren de trabajo que arrancó impartiendo conferencias al poco tiempo de dar a luz, ¿fue su marido, en cierto modo, más mamá que usted?

Pues no. Nos compartimos mucho las tareas. En 2000, cuando estuve en el Congreso y luego en la Sedesol (como titular de la Secretaría de Desarrollo Social), él se quedó con las niñas en Chihuahua y asumió muy bien su papel de papá, y lo hizo espléndidamente.

¿Es mas fácil llegar a Los Pinos con una familia como la que tiene, es decir con hijas ya adolescentes, y no niñas tan pequeñas?

Lo he pensado, pero creo que si están bien formadas, si son maduras, no me generan ninguna preocupación adicional. Y si no, ahí estaremos para recordarles que somos como cualquier otra familia de este país.

¿Cuántas propiedades tiene, Josefina?

Mis únicas propiedades son esta casa…

¿Y por qué se queda pensando?

No, porque lo hemos hecho con hipotecas. Estamos comprando una casa en Jajalpa (Estado de México) que está muy bonita. Es una hipoteca a 20 años y llevamos muy poquito pagado.

¿En qué le gusta gastar?

Primero pienso en lo que necesitan las niñas. Me encantan los libros y la música. Me gusta vestir bien, tengo un estilo muy clásico. En vestidos veo algo bonito y me encanta: visto Carolina Herrera, Tahari, tampoco soy muy complicada. En zapatos, Nine West, Bandolino, Rockport, Salvatore Ferragamo. En bolsas no tengo ninguna marca prefereida.

La gente opina de su buen gusto para vestir, ¿es una inversión?

Es una inversión, pero tampoco me quita el sueño.

¿Qué es lo que no le gusta de su físico?

Me hubiera gustado ser un poco más alta. Por lo demás, me siento perfectamente cómoda.

¿Tiene alguna cirugía plástica?

Las mínimas indispensables, vinculadas al tema de la mujer (risas). Estéticas, algo absolutamente leve y ligero. No me sometería a ninguna, ¿a qué hora? Aparte, estoy muy feliz de tener 50 años y me siento muy contenta. Ya me acostumbré a verme así en el espejo.

¿Hace ejercicio?

¡Ay!, me encanta. Procuro que de los siete días de la semana, cuatro o cinco haga bicicleta, elíptica, escaladora, mancuernas, ligas, me encanta estirarme, relajarme.

¿Se considera buena amiga?

Pues lo intento, espero que mis amigos piensen que sí.

¿Se puede tener amigos en la política? Hay quien dice que no

Absolutamente sí. En mi partido cuento a Carlos Medina (Plascencia), Dolores del Río, Gloria Luna y tengo una amistad entrañable con Margarita Zavala y con Elena Álvarez. En otros partidos, puedo contar a Beatriz Paredes (del PRI) y con Amalia García (del PRD) me entiendo muy bien. Con Ruth Zavaleta me entiendo perfecto y Xóchitl Gálvez es mi amiguísima y le agradezco que me esté ayudando en este proyecto (la búsqueda de la candidatura presidencial del PAN).

¿A qué le tema, Josefina?

En mi vida he demostrado que no tengo miedo, en todo caso sí tengo preocupaciones. Me preocupa no ser una persona justa, no poder responder de la mejor manera a tantas expectativas.

¿Teme perder?

No, no me da miedo perder. Sé que tengo que estar preparada para ganar o perder y por supuesto que estoy haciendo todo para ganar y tengo fe en que voy a ganar.

LAS BATALLAS DE PINA

Del sexenio de Vicente Fox (2000-2006), Vázquez Mota recuerda ciertos roces con Marta Sahagún, ex vocera presidencial y esposa del ex presidente. En un tiempo, sus actividades en Sedesol la llevaron a destacar a escala nacional. Con ello, su figura pública lució en los medios y creció su presencia en el círculo cercano a Fox. Se habló por ello del enojo de Marta.

Ya en 2006, Vázquez Mota entró a la campaña de Felipe Calderón y vinieron polémicas en su paso por la Secretaría de Educación Pública (SEP) con la líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, Elba Esther Gordillo.

¿Cómo llegó a Sedesol? Pasó ahí el sexenio entero.

Estuve tres meses antes en el Congreso y lo último que pensé es que me iba a invitar el presidente Vicente Fox a una secretaría de Estado. Había una expectativa de muchos de que duraría muy poco. Después, esa dependencia se convertiría en una de las instituciones que acompañó permanentemente el trabajo del Presidente.

Y todo el mundo volteó a verla…

Sí. Viví esa secretaría con una intensidad y entrega que han marcado mi vida para siempre.

¿Qué hizo para que se molestara Marta Sahagún?

Yo no sé si estaba o no enojada conmigo…

No me diga que no lo notaba…

(Risas) Bueno, yo lo que hice, y no sólo en Sedesol, sino también en la SEP, fue defender la vida institucional y eso de pronto provoca no complacer a todos.

¿Le insinuó transferir recursos a Vamos México?

Nunca hubo esa insinuación y tampoco hubo esa consideración de mi parte.

Ya en 2006 usted se sale del gabinete foxista y se va a la campaña de Felipe Calderón.

Sí. ¡Y bueno, bueno, qué desafío! La campaña más desafiante de la historia moderna. Diario era vivir como un año completo, en todo.

Otra batalla ahí fue con Juan Camilo Mouriño.

Ellos eran un equipo que ya acompañaba al Presidente de antemano, un equipo muy sólido y unido entre ellos.

Y llegó ese cierre de campaña calderonista, en el Estadio Azteca…

Ya era muy cercano al día de la elección y Juan Camilo tenía la gran responsabilidad de toda la parte operativa, era muy audaz y talentoso. Logró ese Estadio Azteca. Hubo momentos muy buenos y otros más difíciles y complicados. Yo tuve casi o nada de participación ese día.

La siguiente batalla fue en la SEP, donde se encontró con Elba Esher Gordillo

Mira, se han dicho muchas cosas, pero tuve con ella un desafío de orden institucional, pero, al mismo tiempo, reconozco en su persona la voluntad y la audacia de construir junto conmigo en la SEP.

¿Impone Elba Esther Gordillo?

Ella es una mujer de poder, que sabe para qué sirve el poder y entiende las reglas del poder.

¿Son amigas?

No. Ella es una mujer de la política que aprendí a conocer. Me puedo sentar a dialogar con ella sobre temas de educación, del país…

¿Sobre la candidatura a la Presidencia?

Es un tema del partido y en todo caso yo quiero hacer una alianza con las maestras y los maestros de México.

¿Si fuera usted la candidata del PAN, la buscaría?

Hasta hoy no he tomado esa decisión y lo que he decidido es buscar a las maestras y los maestros de México.

El 4 de abril de 2009, el día que dejó la SEP, fue un día muy difícil…

Sí, yo realmente no quería dejar la SEP, pero la vida no me deja de sorprender y haber llegado al Congreso, a luz de la circunstancia, es lo mejor que me pudo haber pasado.

Ese día desperté con mucha tensión, con tristeza, creo que no dormí casi nada, desayuné antes de ir a Los Pinos con mis colaboradores más cercanos para agradecerles, luego llegué a la residencia oficial y Margarita (Zavala) y el Presidente tuvieron un gesto cariñoso con mi familia, porque vinieron las niñas y Sergio, a los que invitaron a pasar a la oficina presidencial.

Les dijo que me estaba pidiendo esto porque me necesitaba en el Congreso (Vázquez Mota fue elegida diputada para el actual periodo legislativo y ahora goza de licencia para buscar la candidatura a la Presidencia). Saliendo de ahí fui a comer con mis papás, mis hijas y mi marido y el resto fue seguir adelante. No lloré ese día, pero los días previos fueron muy difíciles.

Usted temblaba ese día. ¿Se iba a desmayar?

No, pero fue un día muy difícil. Creo que está bien que los ciudadanos sepan que los políticos somos de carne y hueso, que somos fuertes, decididos, pero hay momentos difíciles.

Surgió el rumor de la anorexia…

Ese rumor surgió antes. Me siento muy bien como vivo. Si la hubiera padecido lo diría, porque creo que mi caso hubiese ayudado a otras personas, pero no es así.

Más que preguntarle si México está listo para una mandataria, ¿cree usted estar preparada para un país machista? Además, ¿qué le hace pensar que puede ser presidenta?

Estoy preparada, porque he llegado hasta aquí con el país que tenemos. Puedo ser presidenta porque conozco este país desde dos agendas fundamentales, la educativa y la social.

¿Negociaría con el crimen organizado?

Jamás, no tengo ninguna duda.

¿Legalizaría la interrupción del embarazo en el país?

Yo comparto los fundamentos de mi partido, el respeto por la vida y al mismo tiempo te digo que nunca estaría de acuerdo con la criminalización de las mujeres.

¿Legalizaría las drogas en México?

Abriría un debate responsable, pero creo que no estamos en condiciones de legalizar las drogas, que sería más bien una rendición, sobre todo cuando tenemos una debilidad institucional, un Estado débil, que hoy tiene el reto de (ser) un Estado fuerte y democrático.

¿Y qué piensa del matrimonio entre personas del mismo sexo?

Yo tengo mis convicciones, pero en todo caso creo que tenemos que respetar las libertades de otros y mientras eso no afecte lo fundamental. Me preocuparía por que sus derechos estén garantizados en lo social, en los derechos de propiedad.

Josefina despidió la charla regresando a su familia, imaginando cómo le gustaría que la recordara su esposo: “Me encantará que cuando se acuerde de mí, sonría”. Y sus hijas: “Que sepan que no importa físicamente dónde nos encontremos, siempre estaremos juntas”.

Al estilo de psiquiatras Calderón y su par de Argentina diagnostican trastornos sociales

10 Oct

Felipe Calderón no es el único presidente que, sin ser psiquiatra, diagnostica problemas de autoestima a la población que gobierna. El mandatario dio por válida una encuesta que determina que 80 por ciento de los mexicanos padece depresión, angustia o coraje, según una nota de La Jornada. O sea que el ánimo nacional está muy mal y, según el mandatario, la psiquiatría tiene mucho que hacer para resolverlo.

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández también se ha valido de este concepto de la psiquiatría para promover su reelección. Un spot difundido en televisión y en redes sociales (que pueden ver más adelante) muestra imágenes de mujeres, hombres, niños argentinos alegres mientras la mandataria recita:

“Cuando un pueblo no tiene alegría ni autoestima es muy fácil dominarlo… para que se pueda cambiar la historia no basta con la voluntad de uno loco o una loca… hacen falta muchos locos más, 40 millones de locos, 40 millones de argentinos dispuestos a seguir cambiando la historia”.

De hecho, cuando menciona que no basta la voluntad de “uno loco” aparece la imagen de Néstor Kirchner, su extinto esposo. Por mensajes como éste la prensa argentina ha señalado que la mandataria abusa del “marketing del luto” .

Quizá este último apunte forme parte del anecdotario de la campaña pero conviene plantearse qué ocurre con los políticos, particularmente con los presidentes, que se asumen como psiquiatras para atribuir trastornos mentales a las sociedades que representan. En el caso de la presidenta de Argentina el asunto va más allá, porque en su mensaje llama a los 40 millones de habitantes a volverse “locos”, ¿estar loco significa apoyarla?

Algunos dirán que se trata sólo de retórica y propaganda política que no tiene más de fondo. Pero detrás de este discurso se puede rastrear la concepción que se tiene desde el poder sobre las causas de la satisfacción o el malestar de la sociedad. Calderón ha sido enfático en responsabilizar a los medios de comunicación de contribuir en moldear una percepción negativa sobre el país y por eso se mostró complacido con Iniciativa México.

Así que es válido preguntarse ¿qué entenderán Felipe Calderón o Cristina Fernández por autoestima?

La autoestima es definida como la autovaloración de uno mismo y de la propia personalidad, de las actitudes y de las habilidades que son los aspectos que constituyen la base de la identidad personal. Abordada desde una visión simplista, casi de manual de superación personal como los que sobran acerca del tema, la autoestima depende fundamentalmente del individuo y menos de los factores externos al mismo.

Desde esa óptica, “la actitud personal incide en la solución de los problemas”, como dijo el presidente en la reunión que sostuvo con directivos de medios de comunicación y en la que prácticamente apadrinó la campaña promovida por radiodifusores del Valle de México empeñados en promover un actitud positiva de la población tal como lo hace el “club de los optimistas” o Iniciativa México, producto de una mancuerna Televisa y Televisión Azteca.

Esto implicaría que desde la perspectiva de presidentes como Calderón y Fernández la solución de los problemas se centra sobre todo en el individuo, en si puede superar o no su complejo de inferioridad, un término acuñado por Alfred Adler, psiquiatra austriaco discípulo disidente de Freud y quien desarrolló su teoría a principios del siglo XIX.

Según Adler la falta de confianza en sí mismo induce a la necesidad de compararse e impide comprender que cada persona es única y diferente y que lo único comparable es el rendimiento.  De acuerdo con él la autoestima se puede aprender mediante técnicas sencillas que consisten en repetirse uno mismo todos los días  frases de autovaloración.

No sabemos si Calderón se basó o no en Adler para hacer su llamado a elevar la autoestima de los mexicanos, pero coincide mucho con su tesis cuando planteó en el mismo encuentro que ¨la psiquiatría general aconseja en cuadros depresivos que la gente, independientemente de sus problemas, se acuerde de algo positivo” (video abajo).

De esa manera, el presidente y los medios de comunicación buscan inyectar ánimo en los mexicanos y parecen dejar en manos de los individuos la responsabilidad sobre la solución de los problemas y dejan de lado los factores externos, esos que precisamente dependen mucho de la acción del gobierno: la situación económica, la violencia, el desempleo, la falta de oportunidades educativas, entre otras.

Sin embargo, la psiquiatría no se quedó en esta visión reduccionista que al parecer usan los políticos al demostrar en diversos estudios efectuados desde hace más de un siglo que los factores sociales influyen en los cuadros depresivos. De hecho, encuestas nacionales de salud aplicadas en España han concluido que quienes reciben menos de 600 euros al mes presentan casi dos veces más probabilidades de sufrir depresión que el resto.

Un estudio de Jennifer Ritsher, publicado por el British Journal of Psychiatry, concluye que los cuadros de depresión más graves están asociados  y determinados por factores socioeconómicos como el peor estado de salud, baja calidad de vida, más desempleo y mayor utilización de servicios de salud.

Caplan, considerado  el padre de la teoría de los aportes, en la que se basan la mayoría de programas de Prevención Psiquiátrica, propuso que para evitar la aparición de trastornos mentales cada persona necesita continuos aportes: los  físicos como alimentación, vivienda, ejercicio, etc; los psicosociales que incluyen la estimulación del desarrollo intelectual y afectivo de la persona y los socioculturales relacionados con las costumbres, los valores de la cultura y la estructura social.

Esto se traduce en que la ausencia de algunos de estos aportes aumenta la vulnerabilidad del individuo, y lo convierte en población de riesgo a padecer depresión, miedo, angustia, todos esos malestares diagnosticados por Calderón a los mexicanos y que, demostrado por los psiquiatras, no se resuelven con spots o canciones optimistas difundidas por los medios de comunicación. Por más que políticos y comunicadores quieran moldear la realidad, ésta se impone.